Claude Chabrol en el Ciclo Cine por la Diversidad.

0
787

En abril, durante todos los miércoles del mes en el CC Leonardo Favio (Bs As 55 – Río Cuarto/Córdoba), a las 21 horas, el Ciclo Cine por la Diversidad proyectará películas del realizador francés Claude Chabrol.   Durante este mes, el Ciclo realizará una recorrida por algunas de sus películas más conocidas en dónde no oculta el desprecio que siente por la “vida burguesa”: hipócritas, inescrupulosos y cómplices de una construcción ficticia sustentada en una aburrida vida familiar a todo confort, los burgueses de Chabrol son seres miserables de los que, según las cuatro películas seleccionadas, es necesario defenderse.

Nacido y criado en París (1930-2010), la pasión de Claude Chabrol por el cine comienza y se encamina de manera idéntica a la de quienes serían sus compañeros de ruta en la Nouvelle Vague: tras haber estudiado para farmacéutico por algún tiempo (como su padre y abuelo), el hombre pasó sus obligadas temporadas de fatiga visual en la Cinemathéque de Henri Langlois, para luego ingresar junto a sus amigos del grupo en la entonces flamante Cahiers du Cinéma. Sorprendentemente, la primera película de Claude Chabrol (y de la Nouvelle Vague) es también la más atípica en su filmografía. El bello Sergio es la única de sus obras que encuentra puntos de contacto con los fundamentos estéticos que signaron los primeros años del movimiento.

Chabrol fue uno de los más prolíficos cineastas franceses (60 películas). Su inquietud por retratar la difícil supervivencia del “proletario” en el salvaje mundo “burgués” fue recurrente en la mayoría de sus películas. ”La burguesía es la única clase que queda. Estoy convencido de que no hay más que dos clases de personas: los burgueses y los que quieren llegar a serlo. Por eso es que ya no existe la lucha de clases: los que están afuera quieren entrar, eso es todo. Así que cuando me señalan que soy crítico de la burguesía, yo pienso más bien que lo que hago es un simple llamado al deber. El hecho de ser la única clase genera deberes”.

Centro Cultural Leonardo Favio (Galería del cine, Buenos Aires 55). Entrada libre y gratuita. Organiza: Secretaría de Extensión de la Facultad de Ciencias Humanas (Departamento de Comunicación) y el Centro Cultural Leonardo Favio.

 

Miércoles 05. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. LA CEREMONIA, de Claude Chabrol (Francia/1995), 112 min. (AM13)

Una joven analfabeta es contratada como sirvienta por un matrimonio burgués. Su vida cambia cuando conoce a la empleada de correos de la zona, una mujer totalmente distinta a ella. La ceremonia se basa en la novela Un juicio de piedra de la escritora Ruth Rendell, y se inscribe dentro de la serie de intrigas criminales burguesas tan queridas por Chabrol. Es una de las películas más celebradas entre las realizadas por Claude Chabrol durante la década de los 90 con trabajo de interpretación y composición de personajes realizado por sus protagonistas Sandrine Bonnaire (en su primera colaboración con Chabrol) e Isabelle Huppert, que ofrece una de las actuaciones más alegres, luminosas y despreocupadas de su carrera.

 

Miércoles 12. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. GRACIAS POR EL CHOCOLATE, de Claude Chabrol (Francia/Suiza/2000), 99 min. (AM13)

En Gracias por el chocolate cuenta de nuevo con Isabelle Huppert para el papel protagónico que da vida a Mika, una empresaria chocolatera desarraigada, casada con un pianista de éxito, que ha fundido en su moral las actitudes más egoístas y la hipocresía habitual de las relaciones sociales superficiales. Todo ello expresado con una espléndida sonrisa que dura tanto como ella quiera. El suspense que recorre la película, alrededor de un termo de chocolate que juega a ser el vaso de leche de Suspicion (Hitchcock, 1942), se desata con la llegada de un elemento extraño, la joven y talentosa pianista Jeanne, al cerrado entorno familiar de Mika. Jeanne capta la atención del esposo y enfrenta a la protagonista con todo lo que siempre ha aborrecido, hasta hacerle revivir ciertos impulsos homicidas.

Miércoles 19. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. LA FLOR DEL MAL, de Claude Chabrol (Francia/2003), 104 min. (AM13)

En cada nueva película, Claude Chabrol perfecciona lo que ya constituye su personal comedia humana, basada en la radiografía –la disección– de una clase social enferma, desahuciada: la alta burguesía de provincia (francesa), y su peculiar e íntima vinculación con el mal. Si bien el conjunto de sus más de cincuenta películas resulta desparejo, ha tenido picos sobresalientes como El infierno, La ceremonia o Gracias por el chocolate, y cada uno de ellos constituye un pliegue en el retrato de esa clase social en decadencia, que siempre mantiene entre sus secretos el detalle abyecto, insondable, y se mueve a costa de crímenes ocultos o impunes llevados a cabo en ambientes cerrados y ominosos. La historia bucea entre las tribulaciones de la familia Charpin-Vasseur y los conflictos que la atraviesan por generaciones.

http://www.cineismo.com

 

Miércoles 26. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. LA COMEDIA DEL PODER, de Claude Chabrol (Francia/2006), 110 min. (AM13)

Esta vez, Chabrol se traslada a Paris, porque ha querido realizar una película muy à la page sobre la corrupción en las altas esferas: los íntimos lazos que vinculan a funcionarios, empresas y Justicia. La historia se inspira en un sonado caso de corrupción en que estaba envuelta la megaempresa petrolera estatal Elf, pero el director elige la ambigüedad, y nunca sabemos a qué se dedican esos personajes lábiles, evasivos, que han caído bajo la lupa de una jueza implacable (otra vez la brillante Isabelle Huppert), obsesiva y principista, decidida a “sacar a los culpables de sus cuevas” como repite durante la indagación. La película es un largo registro de la investigación y sucesivas audiencias de la jueza con sus investigados, funcionarios y empresarios. Chabrol no parece estar tan interesado en llegar al final sino en mostrar la importancia del proceso, la siniestra e inasible urdimbre del poder. Del mismo modo la cámara se detiene en un primer plano de objetos –un guante rojo, una escalera, un bolso, unos anteojos– acaso imprecisos portadores de información. Detrás de los personajes con rostro y apellido, se ocultan los verdaderos poderosos –senadores, banqueros– que mueven los hilos de las marionetas y se encargarán de que la arrolladora jueza se estrelle contra alguna pared.

http://www.cineismo.com

Dejar respuesta