MÁRGENES Y CASTIGO EN EL CICLO DE CINE POR LA DIVERSIDAD.

0
646

En junio, todos los miércoles, a las 21 horas, se presentará en el CC Leonardo Favio (Río Cuarto) un ciclo de películas sobre marginalización en adolescentes, penalización de la pobreza y el surgimiento del neoliberalismo.

Durante este mes, organizado por las Cátedras de Psicología Social de la Licenciatura en Trabajo Social y “Los Orillas”, organización territorial que trabaja con infancias y juventudes marginadas, se proponen cuatro películas argentinas -con adolescentes en contextos de pobreza, situación de calle y delincuencia juvenil-  que servirían como disparadores para pensar sobre la ausencia de políticas sociales orientadas al debilitamiento del Estado social y el fortalecimiento y glorificación del Estado punitivo.

Castigar a los parias urbanos a través de un Proyecto de Ley de bajar la edad de punibilidad no estaría resolviendo la compleja problemática de la inseguridad, en realidad se convertiría en un retroceso en materia de derechos humanos en donde el Estado sólo intervendría para castigar.

Desde los diferentes sectores involucrados con la problemática coinciden en que la reforma de la ley penal juvenil es urgente, pero sin necesidad de bajar la edad de punibilidad. Insisten en restituir derechos y proponer nuevos proyectos de vida para las juventudes. Ocuparse de los niñxs y los adolescentes, con el sistema de promoción de derechos, con políticas públicas para evitar el encuentro de lxs pibxs con la delincuencia. Para encontrar una manera de integrarlos a la sociedad y no tener que recurrir al sistema penal. Este es el gran desafío y la discusión que nos debemos como país.

Centro Cultural Leonardo Favio (Galería del cine, Buenos Aires 55). Entrada libre y gratuita. Organiza: Secretaría de Extensión de la Facultad de Ciencias Humanas (Departamento de Comunicación) y el Centro Cultural Leonardo Favio.

 

Miércoles 07. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. BUENOS AIRES VICEVERSA, de Alejandro Agresti (Argentina /1996), 122 min. (AM13)

Buenos Aires viceversa es una excusa para disparar situaciones y personajes múltiples, entre los que destaca una pareja de jóvenes (hijos de detenidos-desaparecidos ) viviendo en Buenos Aires, viviendo una existencia dura y absurda, frente a la indiferencia de la ciudad y la irracionalidad y el egoísmo de los adultos. Cámara siempre en mano, profusos zooms, desenfoques, un sonido no del todo prolijo y numerosas escenas notoriamente improvisadas colaboran para que las situaciones crezcan en densidad. La aparición del Bocha, un chico huérfano de la calle, encuentra en la joven protagonista a un alma gemela, junto a la que sacará a pasear su soledad por las calles de Buenos Aires.

 

Miércoles 14. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. LOS SALVAJES, de Alejandro Fadel (Argentina /2012), 130 min. (AM16)

Cuatro chicos y una chica se escapan de un correccional de menores y se internan en los dominios de una naturaleza –el monte, las sierras– que se va volviendo cada vez más espesa. El objetivo del grupo es llegar al campo del padrino de dos de ellos; en el camino tienen que vérsela con la hostilidad de la vegetación, de los animales y de ciertas personas. Sobrevivir como sea, apelando al instinto o a la violencia pura y dura es la brújula que guía sus acciones. Los cuerpos que muestra Fadel no suelen aparecer en las películas nacionales, porque son cuerpos de pobres y los cuerpos de pobres no son modelos sexuales. Decir que son cuerpos de pobres implica, al menos en este país, añadir que esos cuerpos, en líneas generales, son morenos, y que suelen estar marcados físicamente por heridas y tatuajes que son, también, marcas simbólicas ligadas a un determinado contexto socioeconómico, recurrentemente criminalizado.

 

Miércoles 21. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. YATASTO, de Hermes Paralluelo (Argentina /2011), 98 min. (AM13)

La ópera prima de Hermes Paralluelo muestra la vida cotidiana de Bebo (15 años), Pata (14) y Ricardo (10) Los tres siguen la tradición de los carreros  en Villa Urquiza, un barrio ubicado en la periferia de córdoba. Yatasto se detiene en Ricardo, el menor de los protagonistas,  y a partir de él estructura una narrativa híbrida con características de falso documental que proyecta reflexiones de una profunda manera de sentir y mirar el mundo, su director elude cualquier tipo de porno- miseria   y nos introduce, a través de larguísimos planos (fijos) secuencias, y una muy cuidada composición de los encuadres y los planos sonoros, en el funcionamiento familiar, las conversaciones y la transmisión del conocimiento de un oficio que permanece invisible para el Estado.

En Yatasto  hay esperanza, respeto y aprendizaje. Se distancia del melodrama y la trivialidad con la cual la televisión muestra los oficios que surgen de la desigualdad y advierte tópicos como el del trabajo precario, la  exclusión social, la niñez y el trabajo infantil en un sistema gobernado por el mercado en dónde no existe la posibilidad de atender ciertos problemas sociales. Pero el foco está puesto en sus protagonistas quienes  le impregnan humor, dignidad  y respeto por lo que hacen y sobre todo por su peculiar relación con sus caballos.

 

Miércoles 28. 21 hs: SALA DOS. Cine por la Diversidad. PIZZA, BIRRA, FASO, de Adrián Caetano y Bruno Stagnaro (Argentina /1997), 80 min. (AM16)

“Pizza, Birra, Faso” impacta por su carácter descarnado de esa vida marginal que cohabita el centro urbano. Varios productos de nuestra cinematografía continuarán con esa misma línea: jóvenes excluidos sociales, con una violencia física que los constituye, la cumbia, el alcohol y las drogas. En el realismo, esos microcosmos aparecen reducidos sólo a un ámbito, un grupo o un estrato social, casi siempre homogéneos, limitados en su horizonte (nunca se ve más allá del fuera de cuadro). El Cordobés vive con sus tres amigos y su mujer embarazada, Sandra, en la misma casa. Esta banda de adolescentes marginales pulula por Buenos Aires, viviendo del robo pero siempre dependiendo de alguien que los emplea y les quita la mayor parte del botín. La filosofía de vida del Cordobés y los suyos parece ser que mientras no falten la pizza, la cerveza y los cigarrillos, todo es soportable.

 

 

 

 

Dejar respuesta