Crimen ferpecto

0
2451

Esta hilarante comedia, que podría etiquetarse, si se quiere, como película de suspenso o film policial, es el octavo largometraje del director español Álex de la Iglesia, escrito, dirigido y producido por él.

Crimen ferpecto (2004)

Ya que sabemos que nos vamos a destruir y que esto tiene los días contados, divirtámonos. Hagamos dos o tres películas divertidas, pasémonoslo bien, comamos palomitas y disfrutemos del cine hasta que todo sea irremediable”                                                                                Álex de la Iglesia

Por Paula Azzolina Jury

Esta hilarante comedia, que podría etiquetarse, si se quiere, como película de suspenso o film policial, es el octavo largometraje del director español Álex de la Iglesia, escrito, dirigido y producido por él.

En la película, Rafael es “el rey de la sección de señoras” en Yeyo’s,  un centro comercial de Madrid. Es un tipo exitoso con las mujeres y con las ventas,  “un mago, una bestia, una animal nacido para vender”. Rafael vomita a la cámara su discurso sobre cómo ser exitoso, basado en la ambición y en las apariencias como ejes principales. El conflicto comienza cuando Rafael compite con don Antonio, de la sección de caballeros, por el puesto de jefe de planta. Antonio es el vencedor, pero muere accidentalmente en una lucha en los probadores en manos de su rival. Hay un solo testigo: Lourdes, una empleada secretamente enamorada de Rafael, que justamente es la única con la que él no se ha relacionado, ya que no responde al estereotipo de belleza de ese mundo exitoso y condescendiente con los valores de las revistas y la televisión del cual Rafael es víctima (aunque no lo sepa o no quiera enterarse y disfrute de ello). Lourdes aprovecha esta oportunidad para extorsionar a Rafael hasta llegar al casamiento. Él consigue ser finalmente jefe de planta, pero su vida se convierte en un infierno, siendo perseguido, acosado y dominado totalmente por Lourdes. Rafael resuelve urdir un plan para matarla y ponerle fin a su desbordante neurosis. Don Antonio fantasma lo ayuda, pero resulta que por una letra, el crimen no tiene éxito y el triunfo en las calles de la moda payaso es prueba de ello.

Hay que reconocer que la elección del reparto es un verdadero acierto. No cabe duda de que los papeles de Guillermo Toledo (Rafael) y el de Mónica Cervera (Lourdes)  han sido hechos a medida. Otros actores o unos centímetros más de sisa, estropearían esa sensación de que todo marcha armónicamente en el sentido de las agujas del reloj, por lo menos durante una hora cuarenta. Se destacan también las actuaciones de Enrique Villén (comisario Campoy), Luis Varela (don Antonio) y Fernando Tejero (Alonso).

La película me recuerda a “La Comunidad” (2000), un film en el cual el acentuado dramatismo y la tensión que dominan el relato, son logrados  por medio de la música, las persecuciones, los primeros planos y los curiosos desplazamientos de la cámara.

Otro elemento clave que hace del film una joyita es el guión. Tópicos como la muerte, el sexo, la ambición y el consumo son presentados sin tabúes, recurriendo para ello a un humor cínico y a escenas de estética y personajes kitsch, como la  memorable cena familiar en la casa de Lourdes. En ella, la hermana menor, una niña de ocho años, confiesa haber sido violada por su profesor de gimnasia, estar embarazada de tres meses, tener sida y no tener ningún interés en abortar. La madre le responde clavando  un cuchillo en la mesa y gritando que la mate si eso es lo que quiere, mientras el padre, “ajeno al horror” duerme  sin reaccionar en absoluto, bajo la mirada aturdida de Rafael.

Sinceramente, creo que poder disfrutar de “Crimen ferpecto” es poder conectar con lo bizarro, es poner en youtube “Querida” de Juan Gabriel y sentir que los pináculos llegan al cielo, si uno se lo propone, claro está.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.