REYES Y REINA

0
822


Una propuesta saturada de sombras y emociones que desnudan la verdadera naturaleza del ser humano.

REYES Y REINA. Rois et reine , Francia/2004). Dirección: Arnaud Desplechin. Con Emmanuelle  Devos, Mathieu Amalric, Catherine Deneuve, Maurice Garrel, Nathalie Boutefeu, Jean-Paul Roussillon, Magalie Woch, Hippolyte Girardot y Noémie Lvovsky. Guión: Roger Bohbot y Arnaud Desplechin. Fotografía: Eric Gautier. Música: Grégoire Hetzel. Edición: Laurence Briaud. Diseño de producción: Dan Bevan.

Dos historias paralelas. Un músico desplazado emocionalmente y una bella mujer, dueña de una galería de arte, casada en varias
oportunidades y madre de un hijo de 10 años. Son los personajes principales que deambulan en tres capítulos y un epílogo. Una narración
fragmentada que aleja a su director Arnaud Desplechin (Comment je me suis disputé… (ma vie sexuelle, 1996)) del naturalismo cotidiano de su cine.

Desplechin articula elementos complejos, como la eutanasia, la locura, la belleza, el amor, la soledad, el egoísmo; el psicoanálisis, la
angustia, la depresión, la venganza y el dolor. Un tratado existencial que lo sorprenderá por su ciclotimia narrativa, su conmovedora y audaz
mirada sobre cierta temática pocas veces abordada en la cinematografía actual.
La última película del francés Arnaud Desplechin se convierte en un experimento retorcido y profundo sobre la necesidad que tienen las
personas de compartir, de comunicarse con el otro. Una película saturada de sombras y emociones que desnudan la verdadera naturaleza
del ser humano.
Es cierto, requiere un espectador activo y se excede en metraje. Pero está correctamente armada desde lo formal, con muchos diálogos y buenas
construcciones de personajes.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.