El Artista

0
986

Mirada irónica sobre el arte contemporáneo, el snobismo y la hipocresía del medio…

El artista (Argentina-Italia/2008) Dirección: Mariano Cohn y Gastón Duprat. Con Sergio Pangaro, Alberto Laiseca, Enrique Gagliese, Ana Laura Loza, Marcello Prayer, Andres Duprat, Horacio Gonzalez, León Ferrari, Rodolfo Fogwill. Guión: Andrés Duprat. Fotografía: Ricardo Monteoliva. Música: Diego Bliffeld. Edición: Santiago Ricco. Presenta Primer Plano. 92 minutos.

Los realizadores Mariano Cohn y Gastón Duprat reunieron a un puñado de artistas  para esta comedia en tono de sátira y reflexión sobre el arte y el acto creativo. Los responsables del documental  Yo presidente y Televisión abierta recurren a una narración clásica, pero con una fuerte presencia  visual.  Especialmente en el tratamiento que hacen de los colores y los encuadres.

El  músico Sergio Pángaro , el escritor  Laiseca, el artista plástico León Ferrari (productor de la película), el escritor Rodolfo Fogwill y el sociólogo Horacio González  son parte de la extraña  historia de Jorge Ramírez (Sergio Pángaro), un enfermero de geriátrico, que se convierte en un famoso “artista plástico” gracias a los dibujos y pinturas de uno de sus pacientes (Laiseca) Su vida cambia radicalmente, comienza a frecuentar curadores, críticos, coleccionistas y se acercan sus admiradores. A partir de ese momento Jorge comenzará con una vida repleta de problemas y contradicciones.

¿Qué es el arte? se preguntan los realizadores.  Y las respuestas son variadas. El artista reflexiona sobre esa delgada línea entre lo que es arte y lo que no, permite que el espectador pueda reírse y deliberar al mismo tiempo. Es, también, una mirada irónica sobre el arte contemporáneo. Se burla del snobismo, la hipocresía del medio y de esa necesidad constante que tienen algunos artistas de trascender sin importarles la calidad de sus creaciones, movilizados únicamente por colocar en el mercado sus reproducciones.

Otra rareza del cine argentino en donde sus directores Cohn y Duprat deciden (de manera acertada) insinuar y no mostrar,  de esa manera no condicionan al espectador y consiguen armar una auténtica declaración sobre la superficialidad y decadencia cultural contemporánea y el  negocio del arte.

Con una sólida  construcción narrativa y  de mirada desencantada, el artista invita  a disfrutar de una propuesta intensa y divertida; especialmente para aquellos quienes frecuentan o conocen el medio.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.