Essential Killing

0
801

Gotas de sangre sobre un caballo blanco

Essential Killing (Polonia, Noruega, Irlanda, Hungría/2010). Dirección: Jerzy Skolimowski. Con Vincent Gallo, Emmanuelle Seigner, Zach Cohen, David L. Price, Philip Goss. Guión: Jerzy Skolimowski y Ewa Piaskowska. Duración: 83 minutos.

NOTA: Se mencionan detalles argumentales, pero es lo de menos.

Por Gastón Molayoli

Un hombre solo con un turbante en la cabeza, pelo largo y barba, se oculta en una cueva. Vemos a un helicóptero dando vueltas por la zona y lo escuchamos como si estuviera en un furioso primer plano. Tres soldados se sientan cerca del lugar, se fuman un faso, se ríen y conversan entre ellos. En un momento se escucha un ruido, proveniente del interior de la cueva. Los tres hombres buscan, sin saberlo, al hombre solo. Este los mata con una bazuca que tenía oculta. Vemos y escuchamos una violenta persecución, guiada por el helicóptero, que culmina con la  captura del hombre solo.

La película nos sugiere que el lugar es Afganistán y que los soldados son norteamericanos, pero poco sabemos sobre las coordenadas exactas. Poco sabemos – y poco sabremos – sobre el protagonista. Al final de la película se nos informa que su nombre es Mohamed, algo que no se menciona nunca. Lo que sí sabemos, porque esta película informa a partir de acciones concretas, es que en el medio de un traslado de prisioneros el coche en el que viaja Mohamed se desbarranca y permite que este se escape. A partir de allí, la película del polaco Jerzy Skolimowski se transforma en un vertiginoso trayecto de un hombre solo que corre para sobrevivir.

Fuera de este breve resumen no hay grandes movimientos narrativos. Ni siquiera diálogos. A Mohamed no se lo escucha pronunciar una sola palabra en toda la película fuera de alaridos de dolor. Skolimowski erradica cualquier elemento o anécdota que no tenga que ver directamente con la necesidad primaria de sobrevivir. En Essential killing la violencia está ahí, en su máxima pureza, para salvar la vida de un hombre, para enfrentarse a cualquier elemento, persona o animal que la amenace.

La nieve unifica el espacio y lo transforma en una mole blanca que empuja todo para adentro, hacia la intimidad del protagonista. El escenario juega un papel fundamental para aislarlo, para que no quede otra cosa que una experiencia puramente física. Lo que vemos y lo que sentimos en esta película vital es su dolor y sus alucinaciones. Allí, entre imágenes borrosas, aparece una mujer (¿su mujer?) detrás de un velo.

Sin embargo, la película no se estanca en esa dimensión íntima. La pureza que adquiere, insinuada ya desde su mismo título, pareciera buscar un carácter universal postulando a la violencia como algo esencialmente masculino. El universo femenino, en cambio, aparece siempre vinculado a la vida. Además de la mujer de las alucinaciones, especie de bálsamo imaginario, aparece una mujer en bicicleta a la que un Mohamed hambriento detiene para extraer leche de sus senos. Hacia el final, también surge de entre las sombras una mujer muda que contiene y protege al protagonista, antes de su último trayecto. Ella le ofrece un caballo que servirá de soporte para las gotas de sangre que se desprenden de su cuerpo. El lento transitar del animal dejará atrás la violencia y se encontrará, entre la nieve, con tímidas vetas de pasto verde.

Desde 1991 hasta 2008, Jerzy Skolimowski se dedicó exclusivamente a la pintura. Essential Killing es su segunda película después de ese largo período. Quizás en esos años el director encontró imágenes poderosas y sintéticas como estas, que reúnen a una pequeña grieta de luz en medio de tanta violencia.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.