Homeland (Iraq Year Zero)

0
1547

Homeland (Iraq Year Zero), de Abbas Fahdel (BAFICI:2016)

Por Gastón Molayoli

Homeland (Iraq Year Zero) es una experiencia descomunal. Tiene una duración de cinco horas y media y fue proyectada durante el Festival con un intervalo de diez minutos, justo en el medio. La pausa, además, coincide con un punto de quiebre: todo lo que vimos hasta ese momento es el “antes” y lo que vemos desde allí es el “después”. Durante la primera parte, situada temporalmente en el año 2002, Abbas Fahdel registra con una cámara casera la vida cotidiana de su familia, de sus vecinos, de sus amigos y, por extensión, del pueblo iraquí. Lo que se respira es el inicio de la guerra, una inminencia que se vive con cierta naturalidad, como si fuera parte de una rutina histórica. En algunos pasajes, Fahdel incluye fragmentos de noticieros (siempre registrados desde su cámara) y propagandas en las que se celebra de manera delirante la figura de Saddam Hussein como si se tratara de un mesías que los guiará para siempre.

La segunda parte se desarrolla con Estados Unidos dentro de Irak, ocupando las calles, explotando los recursos, descabezando el gobierno dictatorial de Hussein, haciendo estallar una guerra civil y filtrándose en cada rincón de la vida cotidiana. En ese contexto Fahdel se impone un mandato: más allá de lo que suceda debe haber un registro que sirva de testimonio, que dé cuenta del dolor. Entrevista a mucha gente (que descree de Sadam Hussein, de los invasores, de la democracia, de la monarquía) y recorre los espacios destruidos de la ciudad de Bagdad. Los momentos en los que visita la radio donde trabajaba su cuñado, la Cinemateca Iraquí o el colegio destruido donde un grupo de niños junta municiones del suelo, son terribles.

La película no puede durar ni un minuto menos, ni un plano menos. Recorrer este siglo, como sucedió con el siglo anterior, será también recorrer sus imágenes. Homeland (Iraq Year Zero) es uno de los documentos más extraordinarios de los últimos años. La Historia siempre desprende una forma; Rosselini lo supo hace setenta años cuando hizo Roma ciudad, abierta y Alemania, año cero. Abbas Fahdel también lo sabe.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.