Crespo (La continuidad de la memoria)

0
1084

Crespo (La continuidad de la memoria), de Eduardo Crespo (Argentina/2016), 65 min. (ATP)

Para no olvidar

Por Sandra Cardarelli

“Me llamo Crespo, soy de Crespo y vivo en Villa Crespo”. Con este juego de casualidades nos introduce el director, Eduardo Crespo, en un documental autobiográfico con el que intenta ahuyentar las penas y  atravesar la tristeza que le produce la muerte de su padre.

Lo que en vida quiso ser un acercamiento al padre, registrando de su mano la actividad avícola de esta pequeña ciudad de Entre Ríos, se transforma, tras su muerte, en un viaje para ganarle al olvido.  La película debe mutar, se quedó sin protagonista. Comienza, entonces, un recorrido un tanto desorientado, en el que se propone documentar algunos pedazos de vida, lugares, historias,  antes que se le desaparezcan de la memoria.

Los recuerdos fluyen desordenados, casi inconscientes: el establecimiento avícola, los códigos scout, el amigo de la infancia, el juego de encontrar fotos dentro de las fotos, los registros en Super 8, la cápsula del tiempo, los relatos de su madre y otros personajes del pueblo. Imágenes sueltas con las que va construyendo una interesante trama de relaciones. Como si fuera un ritual, realiza una especie de homenaje a lo cotidiano, un reencuentro con objetos cuidadosamente atesorados que a través de su mirada se agigantan, se resignifican, persisten.

Desde su sentimiento de orfandad analiza una serie de pérdidas materiales y físicas que le sucedieron recientemente, incluso la posibilidad de perder su propia vida. Esto lo posiciona del lado de los sobrevivientes y lo lleva a  ahondar en reflexiones más profundas y existenciales. Su voz narra, acompaña sin redundar. El relato no sólo aporta poesía, sensibilidad, sino que es absolutamente vivo y ordenador. Ayuda a comprender los laberintos caóticos de la memoria.

El resultado es una película íntima, tierna, bella en imágenes y palabras;  sin duda sanadora para Eduardo Crespo, quien consigue el objetivo que se plantea al comienzo del recorrido: “fijar todo aquello que se diluye, para poder convivir en paz con el olvido”

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.