UNA MIRADA AL CINE DE HONG SANG-SOO EN EL CINECLUB AL FILO

0
170

Todos los martes, a las 21 hs, en el Centro Cultural Leonardo Favio (Bs As 55 – Río Cuarto).

14/11 –  La mujer es el futuro del hombre (Corea del Sur/2004), de Hong Sang-soo. 88 min. (AM18)

21/11 – Mujer en la playa (Corea del Sur/2006), de Hong Sang-soo.  127 min. (AM18)

28/11 – Haewon, la hija de nadie (Corea del Sur/2013), de Hong Sang-soo. 88 min. (AM18)

 

Por Alexis Gutierrez Blanco

“Filmar es una reflexión de uno mismo, pero también es una actividad que en un momento se termina y adquiere determinada forma. Cuando termino una película, siento que he superado un obstáculo. El hecho de filmar me hace realmente bien como ser humano, y espero que a algunas personas les pase lo mismo con mis películas” Hong Sang-soo

Si hay un elemento constitutivo que caracteriza al cine de Hong Sang-soo es la (a)temporalidad de sus obras. Sin responder a un trazado unidireccional, los films del director surcoreano esfuman al espectador en un laberinto cíclico en donde deambulan sus personajes por ciudades fantasmas. Esos personajes que se confunden en episodios ciertamente reiterativos desplazándose en un tapiz que entrecruza pasado, presente y/o futuro, mientras se embriagan todo el tiempo y pasean por las playas. Lo curioso de esta estructura es que la medida del tiempo son las mujeres, esas señoritas -casi siempre coreanas- que a su vez son el vórtice de la trama. Todo se entreteje en torno a ellas, como en los 3 films que componen este ciclo: La mujer es el futuro del hombre (2004), Mujer en la playa (2006) y Haewon, la hija de nadie (2013).

El cine de Hong sang-soo es esencialmente minimalista, lo que permite generar un ambiente propicio para ajustar la visión sobre el punto capital que el director quiere acentuar: la caracterización de sus personajes. A partir del plano general, eventualmente la utilización del zoom, y el plano-secuencia, Hong Sang-soo da vida a sus personajes en un entorno donde hay extensas líneas de diálogo que revela la humanidad de sus intérpretes.

Las locaciones de Hong Sang-soo son la periferia de ciudades que no podemos identificar, son la mera dimensión necesaria para contener a los personajes pero que no interviene sobre ellos, ya que el director no interpreta a los espacios con sus arquetipos edilicios ni su idiosincrasia peculiar. Los sitios en donde se desenvuelven los actores son pequeños, son lugares reales (no sets) sin demasiadas modificaciones decorativas, pero ajustados en el encuadre con un detallismo innato.

La traslación de los personajes es un paseo abstraído donde dan saltos en el tiempo sin percatarse. La genialidad del director radica en que al generar estas transpolaciones temporales no recurre a herramientas tan trilladas como el flashback o los cambios cromáticos de los fotogramas, sino que su sistema se ensambla a partir de detalles mínimos como un lugar o un objeto. La metodología del plano de Hong Sang-soo es un sello catedrático en sí mismo.

Las mujeres son el tiempo y el núcleo. Los filmes son el escenario en donde ellas ríen, lloran, caminan mucho, tienen sexo o son violentadas. Cómo argumenta Claire Denis: “Es como si las mujeres estuvieran tomándole el ritmo a la película, como un metrónomo.”

 

 

 

 

Dejar respuesta