Líbano

0
303

Líbano

Río Cuarto, 2007

Guión y Dirección: Claudio Asaad

Sinopsis. Tres amigas han compartido más de 25 años de amistad. Una de ellas decide emigrar al Líbano. La película narra los tres últimos días de la partida de Ana Lía al país de sus ancestros, ante el asombro y el desconcierto de sus amigas, su hijo y Marcela, pareja de Sebastián e hija de Adriana; amiga con quien la une un fuerte sentimiento de hermandad. Los secretos familiares y un pasado sobre el que apenas se regresa, son algunas de las cuestiones que alimentan la tensión y la búsqueda de respuestas acerca de esta decisión tan elegida como inesperada del personaje encarnado por Ana Lía Vincenti.


NÚCLEO, PRODUCCIONES AUDIOVISUALES PRESENTA:
ADRIANA RIZZO, ANA LIA VINCENTI y SUSANA ABELLA
Con MARCELA LUKASIEWICZ, SEBASTIÁN SUÑÉ y BRUNO BORGHI, ANA SOLIANI.
Invitada: DAILA PRADO.
Producción: PATRICIA CEPPA y SILVIA LABORDE
Música Original: JIMENA FERNÁNDEZ y BRUNO PONSO
Títulos: CARLOS PASCUAL
Cámara: CLAUDIO ASAAD, JIMENA KUNZ y MARTÍN TARTARA
Iluminación y sonido directo: JIMENA KUNZ y EMILIANO PÉREZ
Vestuario: SILVIA LABORDE y PATRICIA CEPPA
Maquillaje: ÁNGELES MORCHIO y TOMÁS MISSAKIAN
Sonido en estudio: BRUNO PONSO
Edición: CEPPA, LABORDE y ASAAD para
NÚCLEO PRODUCCIONES AUDIOVISUALES
Asistente de Producción: EMILIANO PÉREZ
Dirección de Actores: ANA LÍA VINCENTI
Asistente de Dirección: JIMENA KUNZ
Guión y Dirección: CLAUDIO ASAAD

 

“Escribí el guión de Líbano en el verano del año 2006. La historia estaba creada para que actuaran Ana Lía Vincenti, Adriana Rizzo y Susú Abella. Las invite a que se sumarán al proyecto. No dudaron en decir que sí. Éramos un grupo reunido por la voluntad que impulsa el cariño, el querer compartir un trabajo colectivo. No teníamos un solo peso. Sebastián Suñé viajó para grabar. Nos habíamos conocido un verano antes en Córdoba. Olvidé algunos detalles. Pero no la intensidad de la experiencia. Parte de esa intensidad fue tenerla a Susú con nosotros. Se sentía insegura ante la presencia de la cámara, pero después descubrió que podía eludirla y que estaba protegida. Eramos su público, atentos a su risa, a su voz grave y pausada, a sus ocurrencias que nos regresaban a la risa y la tranquilidad.
Hubiese querido que participara de otras escenas, pero no quiso.
Estuvo atenta a todo lo que necesitábamos, convenció a su sobrina para que nos prestara la casa, porque nos faltaba una locación. En la película es la casa de Susú. En la escena de la cena, en ese lugar, Susú desplegó todo ese carisma que solo ella podía ofrecer y entregar como un abrazo. Del otro lado de la cámara nos impregnó la emoción y la gratitud. Susú está presente en muchos lugares y también en Líbano, para siempre”. Claudio Asaad
 

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.