Nagisa Ôshima en Ciclo de Cine por la Diversidad

0
181

En octubre, todos los miércoles, a las 20 horas, el Ciclo de Cine por la Diversidad proyectará películas de Nagisa Ôshima, un realizador clave de la Nueva Ola Japonesa.

Ôshima revolucionó a la cinefilia y al mundo entero con la escandalosa El imperio de los sentidos,  una de sus obras más conocidas y, a día de hoy, aún controvertida por la construcción  sin tabúes de la sexualidad de una pareja al límite. Oshima fue uno de los directores clave de la llamada nueva ola japonesa. Nació en la prefectura de Okayama en 1932, y se convirtió en uno de los más importantes cineastas del cine japonés, especialmente creativo durante la llamada nuberu bagu, la nueva ola japonesa, en los años 60. Debutó en el cine en 1959 con Street of Love and Hope (Aito Kibo no Machi), una película  que exploraba la juventud de los bajos fondos nipones. Su cine de esos años sería fiel a una mirada crítica contra la cada vez más occidentalizada sociedad japonesa. Entre los títulos de entonces, destacan Cruel Story of Youth (Seishun zankoku monogatari) (1960) y Night and Fog in Japan (Nihon no yoru to kiri) (1960).

Los años que siguieron comienza una nueva etapa de  experimentación para Nagisa con la puesta en escena, inspirándose en las nuevas olas europeas y el teatro de vanguardia: Los placeres de la carne (Etsuraku) (1964), Violence at noon (Hakuchû no tôrima) (1966), Japanese Summer: Double Suicide (Muri Shinju: Nihon no natsu) (1967) o La ceremonia (Gishiki) (1971), son sus trabajos más celebrados de esos años. Su película más famosa y que le consagraría internacionalmente llegaría en 1976: El imperio de los sentidos le abriría las puertas del cine occidental. Posteriormente, filmaría El imperio de la pasión (1978),  premio al mejor director en el Festival de Cannes; Feliz Navidad, Mr. Lawrence (Merry Christmas, Mr Lawrence) (1982), con David Bowie, Ryuichi Sakamoto y Takeshi Kitano; y Max, mi amor (1986). Su último filme es Gohatto (2000), en la que Oshima seguiría rompiendo tabúes al abordar la homosexualidad en el mundo de los samuráis.

Pese a haber sido unas de las figuras más destacadas del cine japonés, su obra es aún bastante desconocida en nuestro país.

 

Centro Cultural Leonardo Favio (Galería del cine, Buenos Aires 55). Entrada libre y gratuita. Organiza: Facultad de Ciencias Humanas y el Centro Cultural Leonardo Favio. Auspicia: Rectorado – UNRC

 

Miércoles 05/10. 20 hs: Cine por la Diversidad. Historias crueles de juventud, de Nagisa Ôshima (Japón/1960), 96 min. (SAM18)

En el Japón de 1960, la inquieta estudiante universitaria Kyoshi seduce a la adolescente Makoto y rápidamente la convence de participar en un oscuro y cruel plan, tanto para conseguir dinero fácil como para mantener a raya su aburrimiento. Comienzan a aprovecharse de los hombres de mediana edad, que sucumben fácilmente a los encantos de Makoto, solo para ser chantajeados.

 

 Miércoles 12/10. 20 hs: Cine por la Diversidad. Violencia a pleno sol, de Nagisa Ôshima  (Japón/1966), 99 min. (SAM18)

Eisuke, un hombre desgraciado, conoce a Shino Shinozaki, una campesina venida a la ciudad de Kobe que trabaja como criada en una residencia. Eisuke se obsesiona con ella hasta que conoce a la mujer del señor Inagaki, el dueño de la residencia.

 

Miércoles 19/10. 20 hs: Cine por la Diversidad. El imperio de los sentidos, de Nagisa Ôshima (Japón/1976), 109 min. (SAM18) 

Una historia de amor fuertemente erótica con escenas de sexo explícito que tuvo que ser terminada de filmar en Francia, por el temor a la censura del momento. Protagonizada por Tatsuya Fuji y Eiko Matsuda, el relato está ambientado en 1936 en Tokio, donde una prostituta y el dueño del hotel en el que trabaja se enamoran y comienzan una relación en la que el sexo se adueña de sus vidas.

 

Miércoles 26/10. 20 hs: Cine por la Diversidad. Tabú, de Nagisa Ôshima (Japón/1999), 100 min. (SAM18)

Japón, siglo XIX. En el templo Nishi-Honganji, la milicia Shinsengumi está seleccionando nuevos reclutas para convertirlos en guerreros samurais. El comandante Isami Kondo y el teniente Toshizo Hijikata son los encargados de supervisar el proceso de adiestramiento que exige que cada aspirante se enfrenté a Soji Okita, el mejor hombre de la milicia.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.