Murió Eduardo Mignogna, a los 66 años

0
911

El director de cine Eduardo Mignogna murió el viernes 06 de octubre,
por la mañana, en el Hospital Alemán, donde permanecía internado desde
el sábado, cuando se agravaron los síntomas del cáncer que padecía
desde hacía tiempo y que determinó su deceso.

Mignogna tenía 66 años y fue director de numerosos films. El Faro, Sol
de Otoño
y La Fuga figuran entre las más recordadas. También dirigió,
en 1984, Evita (quien quiera oír que oiga), que protagonizó Flavia
Palmiero y, más recientemente, el éxito Cleopatra, con Norma Aleandro y
Natalia Oreiro. Su último estreno, en 2005, fue El Viento, con la
actuación de Federico Luppi, donde cuenta la historia de un hombre que
se reencuentra con su nieto.

Trabajaba en la preproducción del que iba a ser su próximo filme, La
señal,
que iba a contar con Ricardo Darín y Diego Peretti, entre otras
de las importantes figuras del cine argentino con las que trabajó, como
Norma Aleandro, Leonardo Sbaraglia, Federico Luppi, Víctor Laplace y
Enrique Pinti. También iba a participar el español Javier Bardem.

Mignogna ya había cosechado éxitos con películas como El viento, con
Federico Luppi, Antonella Costa y Pablo Cedrón, estrenada el año
pasado.

Nacido el 17 de agosto de 1940, recibió a lo largo de su carrera tres
premios Goya. En 1997 fue galardonada Sol de Otoño, en el 99 su film El
Faro
y en el 2001 recibió el premio por La Fuga, que también recibió
otros galardones internacionales.

Director y Escritor

La carrera de Mignogna en el cine comenzó como guionista de El desquite
(1983, Juan Carlos Desanzo), para luego dirigir Evita-Quien quiera oír
que oiga
, que mezclaba una reconstrucción del viaje de Eva Duarte de
Los Toldos a la Capital Federal con elementos documentales.
Tras Flop, collage sobre la vida de Florencio Parravicine, obtuvo
reconocimiento de crítica y público con Sol de Otoño, film sobre un
romance adulto protagonizado por Federico Luppi y Norma Aleandro. Una
parte importante de sus películas está basada en sus propias novelas y
relatos, dado que se dedicaba paralelamente a la literatura.

Entre sus novelas, la más destacada es La fuga -llevada a la pantalla
por él mismo en 2000-, que recibió el premio Emecé 1998/99. En 1975
había recibido el premio Casa de las Américas por su novela
Cuatrocasas. También recibió el premio Marcha en Uruguay en 1971 por En
la cola del cocodrilo
.

Sol de otoño
(1996) fue la más laureada. Cosechó 33 premios
internacionales entre los que se destacan el Goya 1997 a la Mejor
Película de Habla Hispana y la Concha de Plata a la Mejor Actriz (Norma
Aleandro), en el Festival de Cine de San Sebastián 1997.

No era muy
amigo de los críticos cinematográficos a quienes señalaba como
defensores de “determinados intereses” e “ideologías”. Decía que “están
divididos en tantas fracciones y de repente hay toda una tendencia para
levantar un tipo de cine y devastar otro. Ser rehén de los críticos no
me divierte”.
Mignona prefería los comentarios del público, y
especialmente de aquel al que no le gustaban sus películas. “Me parece
más interesante un espectador que viene y me dice: “No me gustó por
esto, esto y esto”.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.