El cine como herramienta educativa: a un año de la creación de las Edusalas

2
1865

En un año, desde julio del año anterior hasta la actualidad, pasaron por las EduSalas alrededor de 50.000 personas; 48.750 para ser más precisos. La cifra se incrementó notablemente durante las vacaciones invernales, ya que durante el denominado  “Festival de Cine Infantil” alrededor de 3.000 niños asistieron para ver películas infantiles, en forma libre y gratuita.

 

La creación de las Edusalas tuvo como objetivo, desde su creación, reconocer al lenguaje audiovisual como una gran herramienta educativa. En tiempos en donde gran parte de la población está en contacto permanente con las imágenes, es imposible ignorar la importancia que tiene la permanencia de un proyecto como este  en la ciudad.

No deja de sorprender en todo este tiempo la manera en que la población de Río Cuarto se apropió de estas salas y las convirtió con su asistencia y participación en un espacio comunitario. Las actividades que se realizan cada semana vinculan a la Subsecretaría de Educación con colegios, particulares e instituciones en general y un numeroso público que en su mayoría no tiene acceso a las salas comerciales. La programación oficial recibe semana tras semana una gran cantidad de personas que asisten a la proyección de un cine distinto al que nos acostumbra la televisión o las salas comerciales.

El programa que sustenta estas actividades no busca gestionar para un público reducido y considera, además, que el acceso a la cultura es un derecho y no un privilegio. No se trata de convocar a un grupo de entendidos para que se acerquen a ver películas extrañas, sino a toda la población, en un gesto verdaderamente popular, para que entre todos se puedan construir las imágenes que nos identifican. El cine permite ver el mundo y permite ver a las personas que tenemos al lado, lo cual inevitablemente conduce a una construcción colectiva de lo social. En el último tiempo, esa construcción estuvo reducida cada vez más al entorno íntimo (internet, televisión, entre otros), lo que refuerza la alienación y, por lo tanto, la intolerancia. Si a eso se le suma el hecho de que casi cualquier manifestación cultural o de entretenimiento es cada vez más inaccesible para gran parte de la población, esa alienación aumenta. En las Edusalas asisten personas de todas las edades, de todas las procedencias y clases sociales; allí se encuentran, ven películas y al finalizar muchas veces entran en diálogo (tanto en los debates como fuera de ellos).

Ni las Edusalas ni el cine mismo son mágicos. Sin embargo, la realidad que nos muestra la experiencia del trabajo realizado es que un encuentro entre diferentes subjetividades es posible, que con una mínima inversión y mucho trabajo se puede llegar a muchas personas, de muchas maneras.

Un año de articular acciones con la comunidad

Desde que abrieron sus puertas en agosto del año pasado, las Edusalas ya recibieron a más de treinta y cuatro mil (34.000) personas en las distintas actividades diurnas y cerca de catorce mil (14.000) en los ciclos nocturnos, siempre con entrada libre y gratuita. Es decir, casi cincuenta mil (50.000) personas.

Se trabajó de manera conjunta con Cinemateca Argentina, Instituto Goethe, INCAA y más de 150 instituciones de la ciudad de Río Cuarto, entre las cuales figuran la Universidad Nacional de Río Cuarto a través de distintas Secretarías, Facultades y Programas, el Menéndez Pidal, la UEPC, instituciones educativas y organizaciones en general. Con ellas se organizaron conferencias, charlas, clínicas de música y hasta colaciones. Se proyectaron documentales específicos sobre determinadas temáticas, programas televisivos provenientes de canal Encuentro y el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales).

Desde que abrieron las puertas en agosto del año pasado hasta hoy se proyectaron cerca de 200 películas de diferentes procedencias y épocas, se le dio un espacio importante a las películas argentinas y latinoamericanas y a retrospectivas de directores destacados.

Además de la programación central, otros ciclos cuentan con gran respuesta del público, como los ciclos “Cine por la Diversidad”, “Cine para la Tercera Edad”, y el ciclo de cine debate “Matar al otro. El genocidio en el cine”. En el último tiempo se agregaron los ciclos “El PEAM va al cine”, “Familia; lugar ideal para formar valores”, “Ciclo de Cine de Acompañamiento Educativo” y “Pensar e Integrar”.

 

 

2 Comentarios

  1. estoy empesando a crear el mismo concepto en mi isla Puerto Rico. me gustaria su orientacion. resultados, material que pueda usar para presentar mi propuesta.
    Si tienen alguna propuesta escrita que la pueda estudiar para asi preparar la mia.

    Estare bien atento. Oscar Dias Sola

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.